lunes, 12 de mayo de 2008

13.





He agotado hasta el último rastro de sueños.








Silencio.
Inmenso.










Miro hacia dentro,
trato de ver transparente mi reverso,
intento encontrar algo que allí estaba,
mía ciencia mecánica inconclusa,
proyecciones que dilataron mis pupilas de algún día.

Incompletas,
las piezas de este robot no coinciden,
el agua se hace noche,
la noche se extiende,
y en el campo el verde no se deja.

Esto no tiene fin,
pero intuyo que algo ha terminado.
El sueño que se presentó,
ya se explica como imposible.





De todas maneras,
una parte de mí llegará hasta el filo,
en verdad,
todo mí llegará hasta el límite más uno,
sin espacio,
hasta que el pecho sea un abismo,
conmigo,
hasta que la sangre sea pavimento,

rozaré con la punta de los dedos el vértigo de caer,
y la ficción de amar.







Una brisa suave y silenciosa me lleva a la otra orilla,
el océano vuelve.
Cuando la corriente me tapa, el agua me absorve,
y el océano me drena.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

me lo cerraron los de fotolog
a todos
ni idea porque...


ana

Anónimo dijo...

Yo escribiría lo que siento al terminar de leerte, pero por lo que he notado no responderías.

Sin embargo puedo quedarme unos instantes con el sabor de lo que te recuerdo. Fluye la memoria sobre los intersticios del día.

Saludos Insomnian. Escribe usted de forma que parece conocer la desnudez del árbol.

Antonia

Antonia dijo...

Escribí mal el nombre.

insomian, insomian, insomian, insomian. Quedo claro. Creo.

Antonia

insomian. dijo...

Antonia, porque eso de que no respondería?

Vale aclarar que este espacio está bastante abandonado, y también que me gustaría saber quien eres, aunque pudiera, quizá, imaginarlo.

De hecho recién ahora veo este mensaje.


Ahora sí, espero que pases de nuevo y muestres quien eres.

insomian. dijo...

Antonia.

Antonia dijo...

Una confesión. Ahí algo casi místico, bueno, así lo encuentro, al leerte en silencio se encuentran alteraciones, simbologías… He leído varias veces tus escritos y al leerte varias veces te me haces familiar y, al sentirlo, he intentado hacerlo nuevamente con algo de desapego, como cuando uno sabe que el barco esta lejos y su cargamento humano tan sólo pudo haber sido una ilusión. Segundos de melancolía. Hay algo que duele en no se dónde. Logras eso.

Sería “interesante” que un rumor lejano nos acercara pero que no nos deje a la mitad de una conversación cargada de signos de interrogación y mucha palabra maltratada en el desasosiego.

Realmente pensé que nunca contestarías insomian. Aquí esta mi respuesta. Y siento si pude ofender en algo esta vez.

Antonia

insomian. dijo...

Amo las confesiones, sobre todo las dulces. La tuya. Y me llena de una sensación desconocida y agradable la familiaridad, el reflejo, el saber, lo místico.

Escribir es un accidente, para mí. Un accidente producido por necesidad. Ni siquiera puedo pensar en que alguna vez escribí, y no sé cuando vuelvo a hacerlo... y sí eso produce esto, es fantástico. Porque la realidad es que no hay nada de invento en todo esto. Es puro espejo de mí, en momentos de certera necesidad.

En cuanto a usted, Antonia, me pregunto si ese nombre es su nombre o una forma de esconderse. Y todo lo demás que me pregunto, por ahora, dejaré que usted me lo responda sin hacer yo las preguntas. Muestrame un poco más.


Sería interesante el rumor, la cercanía, y todo lo que tenga que ser, bienvenido.

Antonia dijo...

Sabes? escribir “tan” públicamente me hace sentir incomoda, un poco sin nada y, debe ser tenaz estar en bola ante un lugar publico no?

Es posible una solución?
Jo….

Un saludo lejano insomian, quizás vuelva pronto, logre cubrirme con algo. ¿Cómo arropamos – vestimos las palabras?

Antonia

Antonia dijo...

Lo interesante de nuestro rumor sería que hemos aceptado pactar con el silencio y fantasmas, seres invisibles. Seremos palabras enmudecidas, es así como nosotros le pondremos el color. Si es posible quedar suspendidos en la cuerda, aún sean las bucales...no sonoridad, la oquedad flotante, el murmullo, el gato dormido, el regazo.

Pactemos con el silencio mientras hace un ruido atroz en media calle, quizás no toquemos con el abecedario lo que nunca ha sido tocado en el delirio, posiblemente luego todo será un verbo
y, estaremos para dejar silencios.

Antonia.

insomian. dijo...

Solución? Sí.

insomian@gmail.com o hotmail también.

Todo lo que tengas que decir. Y más. Allí.

Antonia dijo...

Espero que no tengas inconvenientes por haber puesto tu cuenta personal acá.

insomian insomian.

Antonia

chicavioleta lunar* dijo...

delirante..

lástima que tienes tiempo ausente y yo apenas di con el blog.

saludos!